12 Tipos de amigos que deberías evitar si no quieres que todo termine en un escándalo

Curiosidades 39 Visitas

No hay nada mejor que tener amigos fieles a tu lado. Puedes hablar con ellos de las cosas que te preocupan, divertirte o simplemente guardar silencio a su lado. Pero en ocasiones, si confías en la persona equivocada, puedes salir lastimado.

Descubrimos que existen 12 tipos de personas que inevitablemente provocarán algún escándalo. Ten cuidado, estate atento y no dejes que se te acerquen mucho.

12. Víctimas: “¡Todos están felices, menos yo!”

Todo el mundo los ofende y siempre se enferman de males misteriosos buscando dar lástima. Nunca podrías formar una buena comunicación con una víctima, tendrías que estar secando sus lágrimas y escuchando sus lamentos.

11. Rescatistas: “Te diré lo que debes hacer”.

Tienen instrucciones y consejos preparados para cada ocasión. Incluso si no tienes ningún problema y pensabas hablar de otra cosa. Simplemente se siente bien en el papel de un adulto preocupón y experimentado. ¿De verdad lo necesitas?

10. Envidiosos: “Ojalá tuviera la misma suerte que tú”.

Este tipo de personas necesita conseguir todo lo que tienes tú. Cueste lo que cueste. Pero luego resulta que no era lo que ellos necesitaban. Y tú serás el culpable de involucrarlos en actos innecesarios con tus cuentos sobre tus logros.

9. Agitadores: “Vamos a…”

En cuanto la persona se apasione por algo nuevo, empieza a darles sermones a los demás. Siempre te intentará convencer de que es necesario rescatar animales, adoptar niños, practicar una especie de meditación extraña o comer solo frutas. Solo los más resistentes podrían aguantar tanta propaganda. Además, un “amigo” así ni siquiera te haría caso.

8. Pasajeros: “¿Qué dices que hicimos ayer?”

Estas personas viven bajo el lema: “Solo tenemos una vida”. Es decir, malgastar el tiempo y meterse en problemas buscando aventuras. Puede que te diviertas con la compañía de alguien así, pero nunca podrá convertirse en tu mejor amigo.

7. Mendigos: “¿Me puedes prestar…?”

Existen personas que están acostumbradas a recibir donativos y suplicar. No pasa nada si una que otra vez le compras a tu amigo un café o le regalas alguna cosa tuya. Pero si la persona se siente cómoda al llevar un estilo de vida parasitario, es mejor cortar el vínculo. De lo contrario, tendrías que aguantar a este mendigo todo el tiempo y, para colmo, serías la razón de sus desgracias.

6. Chismosos: “¿Qué le dijiste? ¿Y qué te respondió?”

Lo importante en la vida de estas personas son las palabras vacías. Hablan mucho, pero nunca hacen nada, pasan la mayor parte de su vida en conversaciones inútiles. Un amigo así nunca podrá brindarte apoyo ni entenderte.

5. Egoístas: “No sabes lo que me sucedió…”

No les interesa tu vida, por eso adaptan cualquier conversación de tal forma que puedan empezar a hablar de sí mismos. Y en respuesta a “Me siento tan mal, me despidieron“, seguramente escucharás: ”Sí, eso es horrible. Pero no te imaginas cómo me sentía ayer cuando resultó que esas sandalias nuevas me apretaban los pies”.

4. Explosivos: “¡Vete, sé bien lo que debo hacer!”

Probablemente ya conozcas a estos vampiros energéticos que te chupan todas tus fuerzas. Son capaces de estallar de la nada, tener arranques de furia e irritación y hacer cosas ridículas. No vale la pena que gastes tu tiempo en ellos.

3. Sinvergüenzas: “¿Dónde encontraste un vestido tan horrible?”

Estas personas de vez en cuando dicen o hacen algo que hiere tus sentimientos. Pueden hacerte preguntas ridículas que te sonrojarán o hacer bromas impertinentes. Es decir, nunca podrás relajarte en compañía de tales amigos.

2. Críticos: “Otra vez lo hiciste mal”.

La crítica saludable es algo muy útil. Pero hay personas que están acostumbradas a criticar sin motivo. Y el problema no está en ti, sino en ellos. Lo más probable es que no estén contentos con su vida, se sientan fracasados e intenten autoafirmarse gracias a ti.

1. Robatiempos: “Charlemos un poquito, ¡porfis!”

Están acostumbrados a robar tu tiempo. Siempre tienes que hacer algo por ellos o ir a algún lado porque te lo piden. Pero si tienes las mismas peticiones, no moverán ni un dedo para ayudarte.

¿Tienes amigos así? Cuéntanos qué estrategia de conducta aplicas con ellos.

Comentarios